DÓNDE OCURRE LA MAGIA, LOS ESTALLIDOS Y LAS COCCIONES PELIGROSAS

La Fábrica Bacterio

Ubicada en Tarancón (Cuenca), respetamos la tradición cervecera y experimentamos nuevas direcciones con brebajes variados.

A partir de los ingredientes naturales como las maltas de cebada, trigo u otros cereales, frutas y verduras, lúpulos, agua, levaduras y azúcares creamos nuestras bebidas con un toque personal y alocado “Bacterio”. 

Nuestras bebidas en su mayoría no están filtradas, no se utilizan químicos para su conservación, ni métodos de pasteurización. Utilizamos la tecnología, controlamos lo procesos desde el inicio de la fabricación hasta el envase final  con el objetivo de hacerles llegar un producto 100% natural y seguro.

Respetamos el medio ambiente en la medida de lo posible.

0
HORAS DE TRABAJO
0
LITROS PRODUCIDOS
0
ILUSIONES PUESTAS

Molienda

¡Vamos al grano!, molturamos la malta despacito y con cariño, respetando al máximo posible la cáscara para que no se generen harinas indeseables

Maceración

¡La mezcla perfecta! La malta ya molida se mezcla con agua a 66 grados para comenzar el proceso de macerado, el objetivo es extraer azúcares fermentables para conseguir nuestro mosto “bacterio experience”

Cocción

¡Caliente, caliente! Llevamos nuestro mosto a ebullición y añadimos los bacterio lúpulos especiales para darle a nuestras cervezas el sabor, amargor y aroma que las caracteriza.

Whirpool

¡Que mareo! Centrifugamos nuestro caldo final para separarlo del lúpulo y conseguir un mosto cristalino listo para enfriar y pasar a fermentación.

Enfriado

¡Frio, frio! Por medio de dos intercambiadores de placas conseguimos bajar la temperatura del mosto de los 100ºC a 20ºC en minutos y lo pasamos a los tanques de fermentación, el objetivo es evitar contaminaciones indeseadas.

Fermentación

¡La magia! Inoculamos nuestra levadura en el mosto y la dejamos trabajar a su ritmo hasta que convierta todo el azúcar en el alcohol que tanto os gusta

Dry Hop

¡Extra, extra! Añadimos un extra de lúpulo a nuestras cervezas para darle el toque aromático que las caracteriza y te enamora.

Clarificación

¡Más frío! A cero grados, el objetivo es precipitar levaduras y lúpulo para obtener la cerveza final lo más clarita posible

Envasado

¡A dar la chapa! Embotellamos y embarrilamos de forma manual, sin prisa pero sin pausa

Distribución

¡A Beber! De la fábrica a los mejores locales de Madrid y tiendas especializadas.